para enamorarte de Aragón al primer instante

El artículo de hoy va de lugares sorprendentes, de rincones que permanecen lejos del turismo de masas, de accidentes geológicos que ni la mano del mejor artista hubiese sido capaz de crear. Así es la madre naturaleza. No sé tu, pero yo nunca dejo de sorprenderme. Por ello, os he preparado un recorrido por algunos de los secretos mejor guardados que ver en Aragón.

Desde desiertos de mil colores hasta paisajes montañosos y lagos glaciares de ensueño. Aragón nos ofrece una variedad de paisajes y ecosistemas como pocas comunidades en España. Una región a la que escaparse en cualquier época del año y que aún guarda muchos rincones completamente desconocidos.

Los Mallos de Riglos, el camino del cielo

El camino del cielo. Así de sugerente es el nombre de la sencilla ruta circular de senderismo que hoy os traigo al blog. En el prepirineo de la provincia de Huesca, hoy vamos a descubrir lugar icónico, un verdadero santuario para los amantes de la escalada. Se trata de una ruta por los imponentes Mallos de Riglos, unas gigantescas formaciones geológicas de paredes verticales que llegan a alcanzar los 275 metros de altura.

Los Mallos de Riglos están inseparablemente unidos en mi subconsciente con esos valientes aventureros de ‘Al Filo de lo Imposible’. En 1994 grabaron un reportaje lleno de increíbles locuras en lo alto de estos gigantes oscenses. Os recomiendo devorar 25 minutos de plena acción y adrenalina en el lugar que hoy nos ocupa: escalada, rappel, tirolina y hasta saltos en paracaídas… ¡increíble!

Y ese fue mi primer contacto con el que es uno de los paisajes más espectaculares de la provincia de Huesca. Un pequeño pueblo aragonés a la sombra de gigantescas moles rocosas, objetivo de los amantes de la escalada y bañado por un río de aguas turquesa. Suena idílico